Qué temas con cuernos te gustan más?

viernes, 26 de febrero de 2016

Éramos tan Pobres — Anexo 01

Pasó delante de ellos y dejó una estela de perfume que la dejó allí, presente aun cuando no estaba. Era muy joven, casi una niña, y la calza liviana (un shortcito increíblemente metido entre las nalgas, que más parecía pintado sobre la piel que ocultando sus intimidades), le hacía lucir sus piernas siempre bronceadas y le marcaba hasta la impudicia el culazo fabuloso, redondo, hinchado, pura explosión. La remera ajustada le contorneaba bien las tetitas que ya comenzaban a ser tetas, y le dejaba la pancita al aire.
—Uf, ¡qué linda que está tu nena, Alcelmo! ¿Ya hablaron con ella?
Alcelmo apuró el mate solo para responder rápido, quemándose la lengua.
—No empiece otra vez, por favor —murmuró—. Es una nena.
La chiquilla cruzó el comedor por la otra punta con aire ausente, pavoneando a un lado y otro su trasero. Llevaba un discman en una mano.
—Ya no es tan nena, mirá cómo se viste para provocarme.
—Déjese de joder, don Brótola. La Yesi no es como mi mujer. Va al colegio, tiene novio…
—¿Y eso qué tiene que ver? ¡La Marta era tu novia y se la cogía medio pueblo!
—Don Brótola, se lo pido por favor… No le diga nada… No le muestre nada…
La Yesi volvió a aparecer al otro lado del comedor con el discman y un auricular barato. Fue a la biblioteca llena de películas, discos y cachivaches y se puso a buscar algo, dándoles la espalda. Era imposible no mirar ese culazo que le tragaba la calza como si tuviera vida.
—Es que está muy linda, Alcelmo. No te puedo prometer nada.
—Don Brótola, ya se coge a mi mujer. Se lo suplico, respete a la Yesi…
La chiquilla se estiró para alcanzar la cajita de un disco, se puso en puntas de pie y las piernas se estiraron, el cuerpo se le estilizó aun más y el culazo se paró. Don Brótola sintió un hormigueo en la entrepierna.
—No me vas a decir que todavía creés que nunca nadie le faltó el respeto.
—Por favor, ahora no. Es que por fin acaba de conocer a un buen chico… un tal Joselito… Y creo que pueden llegar a ponerse de novios en serio.
—Tranquilo, Alcelmo, que yo no quiero arruinar ningún romance… ¿Arruiné el tuyo cuando estabas de novio y nos cogíamos a la Marta con los muchachos…?
—N-no… Bueno, es que… ¿¿¡¡Cómo con los muchachos??!!
—Lo único que sí me gustaría arruinar un poco es ese tremendo culazo que tiene tu hija… con esto que tengo acá.
Seguían hablando entre murmullos, aunque don Brótola cada vez levantaba más la voz, y Alcelmo se desesperaba un poco con los ojos, o dándole un mate de prepo para callarlo. La Yesi puso un disco en el aparatito y se sentó en un sillón a cinco metros de ellos, escuchando su música.
—¡Don Brótola, por favor! Ya le rompe el culo a mi mujer cuando se le antoja... Ya le hace lo que quiere. ¡Tenga un poco de humanidad!
—Hablando de tu mujer… ¿Por dónde anda…? Estoy con ganas de echarme un buen fierro…
—Fue… fue al almacén… al almacén de la esquina…
—¿También se la coge el Turco?
—¿Eh? ¡No, no! No sea mal pensado, fue a comprar unas cosas para la casa…
—¿Cuánto hace que se fue?
—Un ratito… Recién.
—¿Cuánto?
—Emmm… Dos horas. Dos horas y media…
—¡Jajaja! Ya me parecía que el Turco también te la garchaba. Como en las viejas épocas, ¿te acordás, Alcelmo? Cuando eran novios…
—No, no es así, don Brótola… Se habrá quedado charlando con alguna vecina… la Marta no es ninguna puta, créame. Solo usted me la coge.
—Como vos digas, Alcelmo. Pero escuchame, con más razón si a tu mujer se la está garchando medio pueblo, me van a tener que entregar a la Yesi.
Alcelmo abrió los ojos y reprimió al viejo con la mirada, señalando con las cejas a su hija, que miraba una revista para adolescentes con los auriculares puestos.
—Don Brótola —se mordió los dientes—, ¡que puede escucharlo mi hija!
Don Brótola lo desestimó con una mueca.
—Está con la musiquita.
En eso cayó la Marta, colorada de calor subido, su vida en la falda que se apretaba a la altura de la entrepierna. Con la bolsa sin nada, como si nada. La Yesi la miró con indiferencia.
—¡Don Brótola! —se entusiasmó la Marta cuando lo vio en el comedor.
—Mi amor, ¡no trajiste nada del almacén!
La Marta estaba como exultante, irradiaba energía por la cara. Llevaba la blusa un poco más desabotonada que como fue, y los pechos gordos y llenos se le veían desde el nacimiento hasta cerca de los pezones, los que se le insinuaban a través de la tela ajustada.
—Marta, justo estábamos hablando de vos… necesito que vayas ahora a mi casa a hacerme… ya sabés, un poco de limpieza…
—¡Voy ahora mismo, don Brótola! Solo deje que me dé un baño, que estoy hecha un asco.
—Duchate en mi casa, Marta. Llevate ropita linda, eso sí.
La Marta se acercó al Alcelmo y le dio un beso en la boca. Un beso con gusto a pija.
—Me voy a lo de don Brótola, mi amor. Pegame un grito a la noche, cuando esté la comida.
—¡Marta, no hablés así delante de la nena!
La Marta giró y la vio a su hija con los auriculares. Se preguntó si estaría escuchando efectivamente algo, porque no oía ninguna música.
—Alcelmo, la nena será una nena pero para algunas cosas ya es una mujer… y don Brótola también tiene derecho…
—Pero qué derecho, si es un aprovechador que…
La Marta lo dejó hablando solo para ir a buscar la ropita. Don Brótola se sobó la garcha sin el menor disimulo, a pesar de estar muy cerca y más o menos frente a la nena. La Yesi hizo como que no miró. Don Brótola se dio cuenta que sí.
Un minuto después, la Marta, con la ropa de puta en la mano, cruzó el living donde estaba su hija, y el sátrapa de don Brótola la tomó de las caderas y se la llevó hacia atrás, para cruzar a la casa de él por el patio trasero.
La Yesi se quitó los auriculares y los vio irse.
—¿Mamá se va otra vez a lo de don Brótola?
—Esteeeeemmm… S-sí, hija… ehhh… se va a hacerle… algo de limpieza…
La Yesi lo miró como si su padre fuera el tonto del pueblo. Era chica aún, pero era despierta. Apagó el discman que nunca había tenido un disco adentro y se indignó:
—No entiendo qué le ve mamá a ese viejo asqueroso. Yo nunca, ¿entendés?, nunca iría a limpiarle la casa a ese viejo de mierda. ¡Y menos a hacer lo que va a hacer mamá! ¡Y mucho menos ahora que me puse de novia con el Joselito!

Fin.

ES DE BUENA GENTE COMENTAR :D



ÉRAMOS TAN POBRES  —  Anexo I
Por Rebelde Buey



23 comentarios:

  1. Estos Flashbacks que haces son maravillosos. Descubrir a Acelmo y Marta como protagonistas de los cuernos me ha encantado, y siempre presente la yesi, que aunque lo niegue al ver esa situacion en casa pues va como adquiriendo las ganas de entrar en la rueda de los cuernos...jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, habrás notado que tenía puesto los auriculares pero no había música, así que debió escuchar todo, ;-)

      Eliminar
  2. Manugares (re ubicado)11 de agosto de 2014, 15:25

    Después de leer el anexo, me gustaría un capitulo de marta la madre en la juventud. Fantástico saludos Manuel gares

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de eso seguro habrá un anexo, jejeje...
      es más, quizá el sexo que se muestre de la madre sea solos en anexos

      Eliminar
  3. ya la lei muy buena serie al igual que todas las serie y relatos del blog

    ResponderEliminar
  4. Yo ya comente en el 4 de eramos tan pobres y no lo recibi por mail todavia

    ResponderEliminar
  5. el relato de esramos tan pobres Anexo 1 es el que me falta por leer, woltz499@gmail.com.,
    Las historias bien morbosas y bien contadas me gustó la Jessi

    ResponderEliminar
  6. grandiosa serie! me encanta encontrar relatos nuevos, genio!.
    fantaseo con leer del joselito humillado por su suegra, mientras lava la ropa interior de las mujeres a mano y se hace cargo de los demas quehaceres, tb siendo boludeado por la gente q le insinua sus cuernos, y varias sesiones de como lo mortifica su hermosa mujer con su culazo, para despues solo dejar q se pajee.
    pero bueno... son solo ideas, vos lo haces demasiado bien jaja.
    saludos y gracias

    ResponderEliminar
  7. Genial como siempre , me haces soñar una familia asi , Ale

    ResponderEliminar
  8. Que ternura!
    Aun andamos con el 14 de febrero. jeje.
    !Por Favor! me come la curiosidad, después de ese final, como la TEEN Yesi, prueba la verga, ¡perdón! que vulgar, quise decir…? como prueba a Don Brótola.
    Eso sería como el título de la película;
    “!Duelo de Titanes!”.
    Ella la PUTA por excelencia, el Abusón degradante.

    P.D. Buenas ideas las de jlucas84, jaja

    ResponderEliminar
  9. profejavier
    excelente como siempre! pero me quede "manija" de la yesi y su cada vez mas prominente panza de furuta mama....abrazo

    elprofejavier2012@hotmail.com

    ResponderEliminar
  10. Los comienzos de estas chicas son muy morbosos!! Escucha todo pero después doce que ella nunca!! Ja ja buenisimo

    ResponderEliminar
  11. licurgo el espartano28 de febrero de 2016, 22:00

    Hay que ver el momento en que la pendeja se fascina con la verga del viejo y se convierte en su putita. Como también estaría bueno conocer en que momento el viejo se coje a la madre con todos los muchachos.
    Todas muy putas, muy fiesteras y atorrantas, como me gustan a mi.

    Saludos rebeldes.

    ResponderEliminar
  12. No se que me pone mas, si la madre puta o la hija queriendo ser puta...

    buenisimo

    cacafuti85@gmail.com

    ResponderEliminar
  13. Querido Rebelde,

    Los automatismos del blogger han funcionado bien, y hemos podido leer el relato en tiempo y forma! Muchas gracias!!

    Qué asumido está el Alcelmo en su tremenda cornudez! Qué dominación la de Don Brótola con el Alcelmo! Le coge desde SIEMPRE a la mujer (ya se cogía a su suegra Doña Juana) y ya le va avisando que NO LE VA A QUEDAR OTRA que cogerle a la Yesi, con lo fuerte que está... JAJAJA! ESPECTACULAR!!!! Gracias como siempre, Rebelde!!!

    ResponderEliminar
  14. Yo ya quiero el capitulo que se garcha a la nena rompiendola toda!!!
    No te tardes rebelde, por fa vor

    ResponderEliminar
  15. Grandioso!!! Es como el Rayuela del morbo..comentario aparte. Me divierten mucho las respuestas del "departamento tencnico " del CRMI!,, jajajaj

    ResponderEliminar
  16. Amigazo: me bannearon del fachobuk. Me costo pero accedí aqui, a su "Biblia del Morbo". Este relato esta precioso como todos los suyos.
    Peeroo....cada vez se hace más inverosimil que uno de los cornelios no se rebele...y PIERDA...

    carlosnava57@hotmail.com

    ResponderEliminar
  17. Sublime rebelde eres el mejor de todos atenta a la continuación de la serie quisiera mas detalles de don brotola

    ResponderEliminar
  18. JLUCAS84:
    gracias Luquitas! Muchas de las cosas que te gustaría leer, ya están sucediendo en la serie. La mujer y los machos de su mujer lo humillan constantemente, con insinuaciones o sin filtros. La del culazo, hay un capítulo donde eso sucede, no lo repito para no repetirme, pero podría agregarlo de nuevo, buscarle la vuelta con otra forma o convertirlo en un leit motiv de la serie. Lo de la ropa interior, lo tomo en cuenta!

    ALE:
    jajaj!! sería genial una familia así, no?? Anótenme a mí también! ^^

    FEDERICO:
    uno escribe un texto y las reacciones son de lo más dispares. nunca se me hubiera ocurrido ver ternura en este texto, qué bueno que cada relato dispare cosas tan distintas entre la gente!
    Por lo de coger con don Brótola

    FEDERICO / ANÓNIMO / LICURGO:
    el momento en que don Brótola coge a la Yesi por primera vez está escrito en el capítulo 1 de la serie. No se la cogió cuando era una chica, sino ya de casada y con dos meses de embarazo.

    PROFE JAVIER:
    eso de la panza comenzará a verse de a poco a partir del capítulo 6. En el 5 van a comprar la cunita, pero no encuentro el manuscrito para tipearlo =(

    LICURGO ESPARTANO / DAVID TATUADO:
    va a haber más relatos de los comienzos, así como de los comienzos de la madre de la Yesi, no solo de cuando se la cogió don Brótola, sino de otros cuernos que le hizo al Alcelmo.

    CACAFUTI:
    en esta serie, las dos, jajaja!!!

    PUI:
    Es tal cual lo decís, pues ya veremos que a la mujer (la Marta) se la coge literalmente desde siempre. Lo que todavía no sé es si desde que ella se pone de novia con el Alcelmo o desde antes.

    NORBERTO M SANDLER:
    jajaja!! me gustó lo del rayuela del morbo!! ^^ Gracioso pero no deja de ser un lindo elogio, gracias!! Y respecto del CRMI, nunca pensé que las respuestas gustaran tanto. Se destacan por sobre el relato, lo que me pone en problemas porque ya se me agotan las respuestas, jaja - Veremos cómo zafo.

    CARLOS NAVA:
    a mí también me banearon el Facebook! Malditos chupacirios!
    Respecto del invicto de los cornudos, no es tan así, hay relatos donde lo pierden, pero cada relato tiene su lógica interna, usted sabe de lo que hablo. En este caso puntual, es una historia de inicios, difícilmente se rompiera un invicto. De todos modos, no es por eso, es porque cada relato tiene sus "reglas". En HELINA Y SU BENJAMÍN sí hubo pérdida de invicto, ese fue el último con ese tema.

    LILIANA SANCHEZ MELO:
    Don Brótola tiene ya su propio spin-off (LA JUVENTUD DE DON BROTOLA), donde se relatará cómo hizo cornudo al Alcelmo, cuando eran unos teens, y cómo se cogió a un montón de casadas "decentes" del pueblo.

    MUCHAS GRACIAS AMIGOS Y DISCULPAS POR NO HABER RESPONDIDO ANTES, ESTUVE CON POCO TIEMPO Y TRATANDO DE ORGANIZAR EL BLOG.
    GRACIAS DE NUEVO!!

    ResponderEliminar
  19. Por favor sigan este relato quiero leer mas y el de la juventud de don brotola tambien

    ResponderEliminar
  20. Genial! Como todo lo que escribes
    Me muero por el capitulo donde Brotola estrena a la pendeja por todos lados!
    Dale Rebelde!! seria antologico!

    ResponderEliminar
  21. Rebelde
    somos muchos los que deseamos el capitulo donde Brotola la hace su putita a la Yesi
    Para cuando??
    Abrazo

    ResponderEliminar

Se publica el 1 de Octubre

Se publica el 1 de Octubre
Las cosas se ponen cada vez peor para la Turca y el Poroto... Bueno, sólo para el Poroto.